Scrum es un marco de trabajo, que se utiliza dentro de equipos que manejan proyectos complejos. Es decir, se trata de una metodología de trabajo ágil que tiene como finalidad la entrega de valor en períodos cortos de tiempo y para ello se basa en tres pilares: la transparencia, inspección y adaptación. Esto permite al cliente, junto con su equipo comercial, insertar el producto en el mercado pronto, rápido y empezar a obtener ventas 

A la hora de poner en marcha un proyecto, toda empresa debe asegurar que el equipo implicado conoce sus tareas y plazos de tiempo de entrega. Scrum es una metodología de trabajo que nos ayuda a conseguirlo y que, además, permite agilizar la entrega de valor al cliente en iteraciones cortas de tiempo.

Con la metodología Scrum, el equipo tiene como foco entregar valor y ofrecer resultados de calidad que permitan cumplir los objetivos de negocio del cliente.

Para ello, los equipos de Scrum son auto-organizados y multifuncionales. Es decir, cada uno es responsable de unas tareas determinadas y de terminarlas en los tiempos acordados. Esto garantiza la entrega de valor del equipo completo, sin necesidad de ayuda o la supervisión minuciosa de otros miembros de la organización

Presentamos algunas características que destacamos de esta metodología.

1. Ayuda a ahorrar tiempo y dinero

Con una metodología establecida y un equipo responsable, se pueden lograr excelentes resultados de la mano de SCRUM.

2. Fomenta el trabajo en equipo

Con la división, asignación de roles y tareas de manera eficiente, esta metodología nos ayuda a trabajar exitosamente en un proyecto.

3. Se adapta a la empresa

La metodología SCRUM también ofrece la posibilidad de adaptarse a las empresas que la utilicen.

4. Es de fácil manejo

A través de una metodología como SCRUM, se logra de manera exitosa la integración de todas las partes involucradas en un proyecto.

Beneficios adicionales:

  •  Respuesta rápida a los cambios.
  •  Las pruebas funcionales son frecuentes en el proceso.
  •  Colaboración directa con el cliente.
  •  Motivación y responsabilidad de los equipos.

En definitiva, Scrum es especialmente interesante para proyectos en los que el objetivo es la entrega de valor continua al cliente para poder empezar a ver resultados lo antes posibles. Además, esta metodología permite agilizar procesos, practicar la transparencia y motivar al equipo a través de la autonomía y la independencia.

Un curso SCRUM y su correspondiente certificación te llevarán más allá en materia de gestión de proyectos.  Con la metodología Scrum podrás optimizar y mejorar los procesos de trabajo, ofreciendo mejor calidad en los productos finales. Ahora que ya conoces sus principales beneficios, aprovecha para implantar esta metodología de trabajo en tu empresa.  En EFIP te ayudamos a alcanzar la certificación que necesitas, ¡contáctanos!

Suscribete Gratis !!!
Enter your email address and click on the Get Instant Access button.
Acepto que mi información personal sea transferida a Mad Mimi ( más información )
We respect your privacy